El pasado viernes estuve en una de esas tiendas cerca de las universidades que es centro de copiado, papelería, internet, impresión, farmacia ambulante y todo lo que necesites de último minuto entrando o saliendo de clases. Confieso que me sentí como toda una estudiante en sus días de apuro.  Los chicos que atendían fueron super amables, algunos demasiado: “¿para cuándo está listo el trabajo? para ti, bella, cuando tú quieras” como siempre hago en esos casos que no se exactamente que debo hacer sólo me reí.  Me alejé algunos pasos hacia la caja donde dejaba un abono para mis impresiones y empastado y mientras observaba la decoración un poco desordenada de la tienda vi esta joya impresa a full color:

Le dije al joven propietario: tú sabes que ese letrero tiene una falta ortográfica, ¿verdad? y me respondió: “sí, eso es para llamar la atención, así la gente lo lee y no se le olvida”.

Confieso que no era la primera vez que escuchaba esto y de hecho me motivó a hacer un pequeño “search” en internet para comprobar si esta idea tenía algún respaldo. Y contrario a lo que muchos creen según  Charles Duncombe, las faltas ortográficas pueden costarle muy caro a sus negocios, especialmente si están relacionadas con el internet: un análisis de las cifras de un sitio web con faltas de ortografía reveló que esto puede reducir las ventas en línea hasta en 50%. 

Reflexionando aún más sobre el tema coincido con lo que establece el  site Agora Social cuando escriben: “Los beneficios  ( de escribir sin faltas ortográficas) son claros: proyectaremos una imagen más profesional de nosotros mismos y de nuestra organización y, a la larga, ahorraremos tiempo. Todo aquello que logremos comunicar correctamente no necesitará de explicaciones posteriores.”

Así que queridos amigos, si ven letreros como estos por favor aconsejen a los propietarios, les estarán haciendo un favor.

  

Pero si esto no disuade a nuestros amigos de cambiar sus letreros, me permito por lo menos, aconsejarles a ciertos jóvenes rebeldes que consideran que las tíldes están pasadas de moda, que las mismas serán necesarias en su CV si quieren conseguir un buen trabajo. Según Herenia Casas: “Es el primer consejo básico para cualquier candidato: no hacer faltas de ortografía en el CV, la carta de presentación o en cualquier comunicación dirigida a reclutadores. Aunque parece un consejo obvio hay candidatos que no lo siguen, y en un contexto tan competitivo como el actual (muchos candidatos para una oferta), esto a menudo supone un freno definitivo para optar a un puesto de trabajo”.

Y con esto… esperando no dejar ninguna falta ortográfica en la entrada :-) me despido por ahora.

About these ads