Sin duda vivimos tiempos agitados, ya no sólo a nivel político o económico, sino también a nivel de la corteza terrestre. Hace apenas pocos días nuevos terremotos han afectado  zonas como  Japón (7.3 en la escala de Ritcher)  y a Chile (8.8 en la escala de Ritcher). El terremoto de Chile en particular produjo consecuencias más allá de los desastres materiales y pérdidas de vida: “El terremoto que sacudió Chile el 27 de febrero ocasionó que el epicentro, Concepción, se moviera más de tres metros hacia el oeste, en tanto que Santiago se habría movido casi 24 centímetros, Valparaíso cerca de 28 centímetros y Buenos Aires de 2 a 4 centímetros” (http://www.andina.com.pe/Espanol/Noticia.aspx?id=sepLr96um00=), además según el Dr. Richard Gross, investigador del Laboratorio de Propulsión Jet de la agencia espacial estadounidense, NASA, el movimiento telúrico habría inclinado el eje terrestre en 2,7 milisegundos de arco (unos 8 centímetros), provocando  el acortamiento en 1,26 microsegundos (un microsegundo equivale a una millonésima de segundo) la longitud de cada día en la Tierra”.

Estos datos parecen la intro de cualquiera de las películas de ciencia ficción que mirábamos cuando niños, lo malo es que a diferencia de la televisión este tipo de evento no podemos simplemente pausarlos si no nos gusta el efecto que genera en nosotros.

Creo que la naturaleza está reclamando nuevamente su reinado en la tierra de forma violenta, ¿si todo esto se liga o no al daño que hemos causado tras el abuso extremo a los recursos naturales y la contaminación que hemos creado? Pienso que tiene una sola respuesta correcta.

La preocupación global por otros eventos parecidos que amenacen nuevamente la vida de manera imprevista  ha dado lugar a que la gente investigue y se preocupe por formas de protegerse, en esta búsqueda de información he encontrado un dato interesantísimo que quiero compartir y se llama: El Triángulo de vida y lo que primero me llama la atención es que  el triángulo es una figura grandemente apreciada en la metafísica y las artes regias, su significado responde a la aplicación de la más pura de las leyes naturales y que el hombre ha visto manifestada con certeza absoluta en una investigación conducida por El Equipo de Rescate Americano Intenacional (ARTI), donde nos enseñan que en caso de terremotos lo único que podría salvarnos es colocarnos en posición fetal al costado de los objetos  y no debajo de ellos.

La vieja teoría de resguardarse debajo de las vigas de un edificio o colocarse debajo de los marcos de las puertas es cosa del pasado, según esta investigación cuando un objeto cae encima de otro durante un derrumbe nunca lo aplasta por completo, sino que a ambos lados queda un espacio vacío en forma de triángulo que es lo se le llama: EL Triángulo de Vida.

Se nos recomienda, si estamos durmiendo en cama, lanzarnos al costado de la misma, o cerca de algún objeto grande y pesado, si vamos en coche hacer lo mismo y nunca utilizar las escaleras. La necesidad de escapar es natural pero la necesidad de vivir debe ser mayor!

Esta es una información valiosa que debe difundirse. Favor pasarla a todos tus contactos.

Para más información pueden visitar este video en you tube: http://www.youtube.com/watch?v=E_3JC5