Imagina por un momento que regresas a tu país después de un corto viaje, pero lo suficientemente largo para repensar cómo será tu vida en lo adelante y las decisiones que debes tomar, “nuevas decisiones” por supuesto, del tipo que cambian para siempre tu historia, de las que resumen tu más reciente salto y crean un nuevo pico para ti, un lugar al que para llegar hay que tomar bastante impulso.

Imagina ahora que tienes un amigo fotógrafo, que su nombre es Pedro Genaro, que él es un artista y un poeta de la luz, pues como ya sabes la palabra fotografía etimológicamente significa: “escribir con luz” (foto-luz, grafía-escritura).  El tiene un regalo preparado para ti, está hermosamente colocado en marcos negros esperándote en la sala de exhibición de casa de teatro, pues no hay otra forma de llamar a su exposición de fotografías: “Alas para volar”, que “un obsequio”. En ese pequeño salón está plasmada su sensibilidad sobre la mujer, están atrapadas en imágenes inmortales memorias, luchas, retos, y sueños.

Yo, tuve la oportunidad de vivir este fantástico momento. Paseando por su exhibición 2 imágenes me detuvieron en sobrecogimiento. La primera: “Quisiera”, donde Pedro fotografía a su hija Daniella, en una exquisita apropiación de una foto realizada por el maestro Domingo Batista, en ella la niña sostiene unos lirios esta vez agrandados, solo verla apeló a mi niña interior, y la vi así tan pequeña entre esas flores enormes, tan frágil, mucho más que los lirios que sostiene, con la mirada distante imaginando los sueños que le esperan, recordándome lo importante que es cuidarla para que no se marchite  con el paso del tiempo.

“Quisiera”

La segunda imagen que me detuvo, fue la apropiación que hace Pedro Genaro de una fotografía de Philippe Halsman, creador de la teoría del “Jumpology” que sostiene que uno muestra su verdadero rostro cuando salta, que en el aire nadie  puede esconder su verdadera cara.

En la imagen “Gravedad Cero”, una mujer  salta y  parece estar volando con alas formadas por las nubes, con la cara mostrando una alegría serena, segura de sí misma, acariciando la libertad de lo breve, alcanzando un nuevo amor: el amor por sí misma.

“Gravedad Cero”

Me gustó sobremanera el montaje de fotos de juventud “17-71”, la vida escribe historias sobre nuestros rotros, que hermoso verlas retratadas en su progresión, qué hermoso descubrir cómo ésta se sigue escribiendo con el paso de los años, y cómo se puede percibir un “algo” secreto que permanece inalterado a pesar de la edad, una huella eterna.

Todas las demás fotografías son iguales de intensas. Al terminar mi recorrido se me ocurrió escribir esto:

La mujer es una placa sobre la que la luz escribe su historia que se conserva para siempre al concluir el ruido del obturador.

Te invito a que no imagines más, a que emprendas el viaje  y  vayas a Casa de Teatro antes del 17 de Agosto, fecha de cierre de la Expo. No te pierdas este paseo hacia ti y hacia las alas que Pedro Genaro quiere compartir contigo para volar juntos.

Para saber más: “Alas para volar” es una muestra fotográfica que va dirigida al empoderamiento de la mujer y a la lucha en contra de la violencia de género. Del 1ro al 17 Agosto en Casa de Teatro. Calle Arzobispo Meriño 110  Santo Domingo 10210, República Dominicana. (809) 689-3430